A Carlos Oroza.

Publicado en el Faro de Vigo el 24 de Noviembre de 2015.

Nadie dijo las palabras como él. Nadie fue tanto el espíritu de una ciudad. No publicar durante años fue un gesto y una decisión radical, una apuesta por la presencia, por la actitud y por la verdad de vida, por una palabra que sólo podía vivir en el encuentro. A los catorce años le robé a mi tía Cabalum publicado por Ediciós do Castro. Era la primera vez que veía un libro con formato horizontal. Tenía catorce años y unos días después lo conocí. Para conocerlo no tuve que hablar con nadie, me senté a esperar en la Alameda y pasó. Siempre pasaba. Hablamos de la poesía que a él le gustaba, de Dylan Thomas, de Gerard Manley Hopkins, de Rimbaud y de Whitman. Después descubrí la entrevista memorable que se incluía en el libro Ocho poetas raros, un libro que debería ser de lectura obligatoria en todas las escuelas, un manual para la vida. Porque es de esa unión inseparable de vida y poesía de la que nos habla Carlos Oroza, de que siempre, siempre, hay posibilidad de elegir y decir no. En una de las últimas entrevistas, la que le concedió a Antonio Lucas, decía yo soy un salvaje contemplativo y lo que ahora tengo delante no me interesa en absoluto. Era salvaje en su relación con las personas, con la palabra, con la ciudad. Era incontenible, crítico, apasionado y devastador. Era contemplativo porque amaba el agua en las piedras, la lluvia, los líquenes, la oscuridad del bosque atlántico y el olor de las vacas. Para explicar su huída de Madrid decía que había venido al norte para buscar la luz, no el sol, la luz del Océano Atlántico. Repetía que la poesía no se elige, sino que te elige, y si te elige la sufres. Esas frases sólo las podía decir él, que llevaba escritas en su cara y en su cuerpo el dolor y el compromiso con la voz, con la contemplación, con la otra cara de la vida. Se ha empezado a escribir mucho sobre Carlos Oroza en estos días, pero su figura no admite muchos homenajes, acaso un larguísimo y silencioso paseo por Vigo. La vida de Oroza ha sido una experiencia compartida y única del espacio, de los paisajes y de la palabra. De pocos escritores se puede decir realmente que dejan un vacío, pero en este caso queda un vacío físico. Carlos Oroza y su compañera Elena pasaron varios años, durante los años setenta, en la casa de Uxío Novoneyra en el Courel. Novoneyra y Oroza juntos y en un diálogo infinito, representan lo mejor de la poesía escrita en Galicia en la segunda mitad del siglo veinte. Su muerte también nos hace recordar que existe más de una historia de la cultura gallega y española. Siempre pasaba y siempre desaparecía. Nos deja, además de la poesía, una vida llena de gestos. Todo Carlos Oroza está aún por escribir.
Göteborg, 22 de noviembre de 2015

PANOS 2015

Só há uma vida e nela quero ter tempo para construir-me e destruir-me

no PANOS
palcos novos palavras novas

Só há uma vida e nela quero ter tempo para construir-me e destruir-me
Só há uma vida e nela quero ter tempo para construir-me e destruir-me. MARCO. Vigo. De Ana Borralho & Joao Galante.

logo

SÁB 23, DOM 24
DE MAIO

Esta é a décima edição dos PANOS, um projeto que junta a nova escrita para teatro ao teatro que é feito por adolescentes. Mais de trinta grupos escolares e juvenis do país inteiro escolheram encenar uma das três peças propostas, e neste festival da Culturgest mostram-se dois espetáculos de cada texto. Este ano são três originais, escritos de propósito para os PANOS. (…)
O autor galego Pablo Fidalgo Lareo criou uma espécie de assembleia íntima com Só há uma vida e nela quero ter tempo para construir-me e destruir-me. A peça é uma paisagem que qualquer um pode reconhecer. Palavras que convidam a estar calmo, a sussurrar, a falar olhando nos olhos, a dançar suavemente. Palavras que questionam a educação, o presente. Palavras que podem purificar os corpos e devolver-lhes a sua pureza e o seu pecado original. Um manual de instruções para ser credível e para mudar o sistema a partir de dentro.
Em novembro passado realizou-se um workshop com os autores destinado aos encenadores dos grupos para analisar e discutir os textos que cada um escolheu trabalhar. As sessões foram orientadas por Lígia Soares (Diálogos), Tim Etchells e Cathy Naden (Ponto da Situação) e Pablo Fidalgo Lareo (Só há uma vida…). As estreias têm lugar até ao fim de abril. Para o festival publica-se ainda um livro com os três textos.

Programa

Sábado, 23 de maio

16h, Sala 2
Pano Para Mangas – Conversa com os autores

21h30, Palco do Grande Auditório

Só há uma vida e nela quero ter tempo para construir-me e destruir-me
Grupo de Teatro Juvenil do Virgínia (Torres Novas)

Domingo, 24 de maio

16h, Pequeno Auditório
Só há uma vida e nela quero ter tempo para construir-me e destruir-me
Grupo de Teatro do Colégio José Álvaro Vidal – Fundação CEBI (Alverca)

+ INFO